+34 638350949info@seoparaweb.es

4 reglas básicas para una web usable

La usabilidad es fundamental para retener al usuario y conseguir conversiones.

Una pasarela de pago muy larga y que no permite volver atrás sin perder todos los datos, un formulario que pide demasiados datos personales, una política de precios no clara, unas animaciones innecesarias que gastan tiempo y paciencia, la dificultad para encontrar datos de contacto u otro contenido fundamental para el cliente…

Todos estos errores de usabilidad generan el descontento, la impaciencia, y finalmente el abandono (temporal o definitivo) por parte del usuario.

La usabilidad es una ciencia con una trayectoria bastante larga y son numerosos los aspectos a tener en cuenta en su aplicación al diseño y desarrollo de páginas web, pero hoy te vamos a recomendar 4 normas básicas de usabilidad para ofrece una buena base de partida para cualquier página web.

1.  SÉ CONCRETO
Una página web nace con un propósito (más o menos amplio en su alcance). No lo pierdas nunca de vista.
No pierdas el tiempo en crear contenido innecesario y sobre todo no se lo hagas perder al usuario persentándole contenido inútil para su experiencia.

Muchas veces en el afán por demonstrar sus capacidades, los diseñadores/desarrolladores web llenan las páginas de contenido visual que despista al usuario y lo descentra de la meta por la cual la web se ha construido.

Esto resulta aun más primordial en esta época en la que el “flat design” es el que marca tendencia: diseño sencillos, pensados para no distraer al usuario y direccionarlo rápidamente hacia las partes que nos interesan (y que queremos que le interesen).

Si tengo una web de e-commerce de zapatillas de deporte, no pondré en la home un párrafo sobre la importancia de hacer deporte, o la historia de una marca. Directamente aparecerán, por ejemplo: lo más vendido (óptima escapatoria para proponer lo que realmente queremos vender), productos rebajados de precio sólo por hoy, y enlaces al catálogo completo.
Lo primero en lo que se fija el usuario de este hipotética tienda on-line es el precio, y hay que mostrarselo enseguida, si no se marchará.

Seamos concretos!

2.  SÉ CONSECUENTE
El usuario no quiere perder tiempo en tener que pensar cómo funciona una página web.
Si hemos sido lo bastante buenos como para que se sienta cómodo y satisfecho con la primera página que visite, nuestro objetivo tiene que ser que siga sintiéndose igual a lo largo de su visita a la web.

Hay que mantener las mismas pautas entre las páginas que conforman la web.
Mismo menù de navegación, misma disposición de los enlaces, misma disposición del contenido, mismo criterio para las interacciones del usuario. O por lo menos que todo esto siga una evolución obvia para la mayoría de usuarios.

Si en la home hemos incluido un menú horizontal, no hay ningún motivo válido para cambiarlo a vertical en una página interna.

Si en el cuerpo de la home se muestran las categorías del contenido de la web en líneas horizontales, y en una página interna el contenido está organizado en vertical, esto creerá confusión en el usuario.

O lo peor que puede pasar: dar a entender que una página va a incluir una determinada información, cuando luego no la incluye. Esto hará enfurecer al usuario y corremos un serio riesgo de perderlo.

Hay que ser consecuentes con la estructura y las pautas.

3.  SÉ CLARO
Las cosas como son.
En una tienda de e-commerce el cliente está para comprar.
En una web corporativa el cliente quiere conocer.

Por eso hay que ser claro con el usuario, comunicarle sin medios términos porque estamos allí y qué le queremos ofrecer.
Y además tenemos que comunicarlo en modo simple, conciso, evidente.

Elegir las tipografías adecuadas, destacar bien los enlaces, utilizar las llamadas a la acción (botón tipo “lo quiero” o “comprar ahora”), utilizar frases cortas y sencillas, estructurar el contenido de forma constructiva.

Escribir para la web no es lo mismo que enviar un mail o escribir un artículo periodístico.
Hay que tener en cuenta que la mayoría de usuarios no leen detenidamente los textos, sino que los escanean por encima.
Una regla que procede de los estudios de usabilidad de Nielsen es la del “F pattern” en la lectura.
Según esta pauta, los usuarios en internet escanean las primeras palabras a la izquierda de cada línea y siguen hacia la derecha solamente si están interesados en lo que han ojeado (lo que normalmente ocurre en el título y va perdiendo fuerza a medida que bajan por el artículo).

OBSERVA EL PATRÓN F DE LECTURA DE SITIOS WEB DESCUBIERTO POR NIELSEN EN EL ESTUDIO 'EYETRACKING'
 
El concepto de “ser claros” obviamente incluye también otro aspecto fundamental: ser transparente. No engañemos al usuario (costes ocultos, condiciones extrañas, falta de datos de contacto, etc.)

Pensemos en nuestra reacción cuando queremos comprar un vuelo anunciado por 50 euros, y acabamos pagando 70.

El usuario quiere las cosas claras!

4.  NO HUYAS DE LAS CONVENCIONES
Por mucho que queramos dejar fluir nuestra creatividad como diseñadores y desarrolladores, el arte de innovar representa un arma a doble filo.

Seguir algunas convenciones básicas es sinónimo de éxito porque el usuario las recibe de forma inmediata, sin necesidad de procesarlas, porque ya las conoce.

Por ejemplo: el botón aceptar va abajo a la derecha, la navegación por pestaña es todavía la mejor opción para organizar páginas con mucho contenido, la mejor ubicación para un logo es arriba a la izquierda, mejor no incluir texto subrayado si no se trata de un link (el usuario se confundiría), utilizar nomenclatura clara (aunque sea más aburrida y común), etc.

Si cambiásemos estas y otras convenciones, generaríamos cierto nivel de frustración en el usuario.

En general se entiende como convención cualquier diseño o función que esté tan generalizada que cualquier usuario la entienda o pueda utilizarla sin un proceso mental o una explicación.

El consejo por tanto es dejar la creatividad y la innovación para los proyectos y las ideas de negocio.

Esto no significa que no se pueda experimentar (al fin y al cabo todas las convenciones modernas nacen de algun cambio en el pasado), pero la decisión de introducir algo rompedor (un icono, una función, un botón, etc) en una web, tiene que basarse en un cuidadoso análisis y unos tests que garanticen su usabilidad.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Para mayor información consulte nuestros Términos y Condiciones

ACEPTAR